|    Pico y placa Quito:  7-8    |  

Publicado el 10/Junio/2010 | 00:06

Por: Simón Espinosa Cordero
simeco@hoy.com.ec

La educación municipal no es un teléfono celular que debe desecharse por otro de tecnología más nueva. La educación municipal es un sistema más cercano a las necesidades de la vida cotidiana que no el de la educación del Fisco. La de los municipios se ha ido refinando gracias a una participación muy estrecha de los padres de familia y también por el conocimiento de necesidades perfectamente bien localizadas y analizadas. Los resultados positivos de unidades tan conocidas como son la Eugenio Espejo (1915), el Liceo Fernández Madrid (1930) y el Colegio Benalcázar (1951) hablan por sí solos de la calidad de la enseñanza municipal en el Distrito Metropolitano de Quito. Una tradición tan arraigada y exitosa no debe ser borrada de un plumazo por la ilusión de la Lechera y el Cántaro ni por el afán metafísico de una revolución meritoria en algunas de sus facetas, pero sin fundamentos y extranjerizante en otras. Lo temerario y destructivo y no basado en el sentido común ni en realidades concretas y circunstanciales puede destruir lo bueno en nombre de un mejor, soñado entre gallos y medianoche y nostalgias estatales.
¿Habrán leído en la Asamblea la rendición de cuentas del ex alcalde Paco Moncayo Gallegos en el tomo 1 correspondiente al Eje social, páginas 113-128, en las que detalla los logros e innovaciones de la educación municipal con cifras, programas y datos? El actual alcalde, doctor Augusto Barrera, ha tomado a pecho el asunto de la educación municipal del Distrito y ha puesto al frente de ese subsistema a una persona de calidad, experiencia y vigor. ¿Se destruirá un subsistema de 39 unidades y múltiples radios de acción por un afán loable pero francamente insensato? ¿No es posible el diálogo sincero? Nos referimos en esta columna a la educación municipal en el Distrito Metropolitano de Quito.

Con todo, lo que decimos vale en principio para todos aquellos municipios del Ecuador que mantienen unidades educativas propias. Un nuevo proyecto de educación contempla que las unidades educativas de los municipios se integren, como las fiscales, al Ministerio de Educación. Esto parece inconveniente en general y, ciertamente, en el caso de nuestro Distrito Metropolitano, es un claro retroceso.

Por supuesto que el Ministerio de Educación tiene que determinar las políticas educativas del Ecuador para todos los sistemas: particular, fiscal, municipal y fiscomisional. Por supuesto que debe evaluarlos y reglamentar su funcionamiento. Por supuesto que debe aspirar a que la educación pública llegue algún día a ser la más preciada por la ciudadanía. Pero, para llegar a este ideal, no debe suprimir lo que marcha bien y absorberlo todo, porque lo bueno se convertirá en mediocre; lo mediocre, en malo, y lo malo, en pésimo.

El loable esfuerzo del Gobierno actual para elevar el nivel de la educación en Ecuador tardará unos 15 años en dar frutos de calidad. ¿Para qué retardarlo todavía más cargándose con obligaciones que ya están bien atendidas por algunos gobiernos locales? La prisa es mala consejera. No se debe abrir un cascarón incubado a medias ni tratar un proceso valioso como si por venerable en años deba ser reemplazado por un juguete más nuevo y mejor publicitado.
[3266]

Archivado en | Opinión  | Perspectivas 

Tags : Simón Espinosa 



Actualizado por

1

- en Diario HOY - Noticias de Ecuador.

 

A nuestros lectores

Diario HOY cree y auspicia el debate público y el intercambio de ideas. Sus puntos de vista, opiniones, ideas, críticas y observaciones son muy valiosos por ese motivo. Sin embargo le solicitamos hacerlos dentro de un marco de respeto, pues no creemos que la esfera pública se construye con violencia verbal y descalificaciones.
Agradecemos sus comentarios, pero si no se hacen dentro de esos parámetros, serán eliminados.

 

  1. 1 laura ramirez icaza desde - quito

    A ver, señor Espinosa ¿por dónde empiezo? Por decirle que estoy en total desacuerdo con usted.
    No conozco el informe del ex alcalde y caballero, General Paco Moncayo. Pero sí conozco cifras y datos que pueden hacer que reaccionemos ante posiciones como la suya.
    1. El Estado (y los municipios son parte) gasta CINCO veces más en mantener un estudiante en planteles municipales que fiscales. Sin embargo los profesores municipales ganan lo mismo que los fiscales (!)
    2. Son contados con los dedos de una mano los municipios que disponen de centros educativos, por tanto lo que suceda en una estricta minoría, a las claras privilegiada, no puede mantenerse en un Estado unitario, ni por excepción. Esto debe cambiar.
    3. Por experiencia personal directa sé que la matricula de los establecimientos municipales "élite" (pues no es lo mismo el Benalcázar que el Fernández Madrid) está desproporcionadamente compuesta por hijos de empleados municipales, ojo! El cupo en la "Escuela Espejo" es casi un bono o "derecho adquirido" en los beneficios laborales del Municipio de Quito.
    3. Si, según usted, los municipios están en mejor situación para ofrecer una educación más pertinente por su cercanía al ciudadano, entonces, lo mejor será que las JUNTAS PARROQUIALES (y las hay grandes y ricas) ofrezcan este servicio aún más personalizado.
    4. Si hoy no se corta esto por lo sano, en Quito podremos seguir viendo lo que ya vemos: hay escuelas privadas, ecuatorianas y extranjeras, en toda la gama socioeconómica imaginable; escuelas religiosas, también en toda la misma gama; fiscomisionales, en Quito y en un país que se dice laico; escuelas militares de la cuna hasta la tumba; escuelas de la policía; escuelas de la FAE, y, sin agotar la lista, escuelas del Consejo Provincial de Pichincha. Nada impediría que también se den escuelas de las nuevas regiones que planea la "revolución".

    No apoyo las novelerías de este gobiernillo, pero esto no es una novelería. Regular lo que es claramente irregular no está mal en absoluto. Eso no quiere decir que se borrén de un plumazo la calidad alcanzada en "ciertos" establecimientos municipales. Puede darse una transición ordenada y si hay logros habrá que multiplicarlos.

    Tenga un buen día.

    Laura Ramírez

    + Vote Up! Vote Down! -
  2. 1 laura ramirez icaza desde - quito

    A ver, señor Espinosa ¿por dónde empiezo? Por decirle que estoy en total desacuerdo con usted.
    No conozco el informe del ex alcalde y caballero, General Paco Moncayo. Pero sí conozco cifras y datos que pueden hacer que reaccionemos ante posiciones como la suya.
    1. El Estado (y los municipios son parte) gasta CINCO veces más en mantener un estudiante en planteles municipales que fiscales. Sin embargo los profesores municipales ganan lo mismo que los fiscales (!)
    2. Son contados con los dedos de una mano los municipios que disponen de centros educativos, por tanto lo que suceda en una estricta minoría, a las claras privilegiada, no puede mantenerse en un Estado unitario, ni por excepción. Esto debe cambiar.
    3. Por experiencia personal directa sé que la matricula de los establecimientos municipales "élite" (pues no es lo mismo el Benalcázar que el Fernández Madrid) está desproporcionadamente compuesta por hijos de empleados municipales, ojo! El cupo en la "Escuela Espejo" es casi un bono o "derecho adquirido" en los beneficios laborales del Municipio de Quito.
    3. Si, según usted, los municipios están en mejor situación para ofrecer una educación más pertinente por su cercanía al ciudadano, entonces, lo mejor será que las JUNTAS PARROQUIALES (y las hay grandes y ricas) ofrezcan este servicio aún más personalizado.
    4. Si hoy no se corta esto por lo sano, en Quito podremos seguir viendo lo que ya vemos: hay escuelas privadas, ecuatorianas y extranjeras, en toda la gama socioeconómica imaginable; escuelas religiosas, también en toda la misma gama; fiscomisionales, en Quito y en un país que se dice laico; escuelas militares de la cuna hasta la tumba; escuelas de la policía; escuelas de la FAE, y, sin agotar la lista, escuelas del Consejo Provincial de Pichincha. Nada impediría que también se den escuelas de las nuevas regiones que planea la "revolución".

    No apoyo las novelerías de este gobiernillo, pero esto no es una novelería. Regular lo que es claramente irregular no está mal en absoluto. Eso no quiere decir que se borrén de un plumazo la calidad alcanzada en "ciertos" establecimientos municipales. Puede darse una transición ordenada y si hay logros habrá que multiplicarlos.

    Tenga un buen día.

    Laura Ramírez

    + Vote Up! Vote Down! 1 -
  3. 1 laura ramirez icaza desde - quito

    A ver, señor Espinosa ¿por dónde empiezo? Por decirle que estoy en total desacuerdo con usted.
    No conozco el informe del ex alcalde y caballero, General Paco Moncayo. Pero sí conozco cifras y datos que pueden hacer que reaccionemos ante posiciones como la suya.
    1. El Estado (y los municipios son parte) gasta CINCO veces más en mantener un estudiante en planteles municipales que fiscales. Sin embargo los profesores municipales ganan lo mismo que los fiscales (!)
    2. Son contados con los dedos de una mano los municipios que disponen de centros educativos, por tanto lo que suceda en una estricta minoría, a las claras privilegiada, no puede mantenerse en un Estado unitario, ni por excepción. Esto debe cambiar.
    3. Por experiencia personal directa sé que la matricula de los establecimientos municipales "élite" (pues no es lo mismo el Benalcázar que el Fernández Madrid) está desproporcionadamente compuesta por hijos de empleados municipales, ojo! El cupo en la "Escuela Espejo" es casi un bono o "derecho adquirido" en los beneficios laborales del Municipio de Quito.
    3. Si, según usted, los municipios están en mejor situación para ofrecer una educación más pertinente por su cercanía al ciudadano, entonces, lo mejor será que las JUNTAS PARROQUIALES (y las hay grandes y ricas) ofrezcan este servicio aún más personalizado.
    4. Si hoy no se corta esto por lo sano, en Quito podremos seguir viendo lo que ya vemos: hay escuelas privadas, ecuatorianas y extranjeras, en toda la gama socioeconómica imaginable; escuelas religiosas, también en toda la misma gama; fiscomisionales, en Quito y en un país que se dice laico; escuelas militares de la cuna hasta la tumba; escuelas de la policía; escuelas de la FAE, y, sin agotar la lista, escuelas del Consejo Provincial de Pichincha. Nada impediría que también se den escuelas de las nuevas regiones que planea la "revolución".

    No apoyo las novelerías de este gobiernillo, pero esto no es una novelería. Regular lo que es claramente irregular no está mal en absoluto. Eso no quiere decir que se borrén de un plumazo la calidad alcanzada en "ciertos" establecimientos municipales. Puede darse una transición ordenada y si hay logros habrá que multiplicarlos.

    Tenga un buen día.

    Laura Ramírez

    1 + Vote Up! Vote Down! -

Publicidad