El Gobierno de Ecuador sólo adquirirá 18 de los 24 aviones de combate que había previsto comprar para renovar su flotilla de defensa por asuntos económicos, informó hoy el comandante general de la Fuerza Aérea Ecuatoriana (FAE), Leonardo Barreiro.

"El Gobierno Nacional, por temas económicos, en conversaciones con el Ministerio de Defensa Nacional, ha visto la necesidad de reducir el número de aviones", confirmó Barreiro.

El comandante de la FAE recordó que "la Fuerza Aérea Ecuatoriana hizo un estudio inicial, en el cual determinó que 24 aviones eran los que se debían adquirir".

"Estamos conscientes del tema económico" y las dificultades para cumplir con lo que determinaba el estudio inicial, señaló Barreiro, tras indicar que la FAE revisó el informe y determinó la reducción en la adquisición de las aeronaves.

El primer estudio "determinó que lo ideal hubiesen sido 24 aviones; sin embargo, asimismo la FAE cree que no menos de 18 aviones podríamos operar normalmente y cumplir con la misión asignada" para la protección del espacio aéreo y el territorio nacional, remarcó.

Añadió que los aviones del tipo "Súper-Tucanos", que se comprarán a Brasil, servirán para misiones de vigilancia y coordinación con el Ejército, sobre todo en las labores de control y seguridad en la zona fronteriza con Colombia.

Agregó que el dinero que no sea invertido en la compra de los "Súper-Tucanos", se destinarán a la "recuperación" de la flotilla supersónica.

El Gobierno de Quito emprendió un programa de modernización de su equipamiento de defensa después de una operación militar colombiana, el 1 de marzo de 2008, que destruyó una base clandestina de la guerrilla colombiana de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), instalada en la selva amazónica ecuatoriana.

Esa operación colombiana, ejecutada sin permiso ni aviso a Ecuador, desnudó la situación del equipamiento militar de Ecuador, que anunció la compra de nuevo armamento.

También Venezuela donó a Ecuador una flotilla de seis aeronaves Mirage-50 repotenciadas, que ya se encuentran en el país.

Esa donación venezolana se dio en un momento en que el Gobierno ecuatoriano admitió una crisis en su sistema de defensa aérea, por la obsolescencia de su flotilla de aviones supersónicos.

Según autoridades militares, de los 25 aviones de combate y entrenamiento que poseía Ecuador en su principal base, la de Taura, 12 del tipo K-fir y 13 Mirage, sólo un Mirage estaba el año pasado en "condiciones operativas".

Para fortalecer su capacidad supersónica, el Gobierno ecuatoriano anunció el año pasado la intención de adquirir naves nuevas, para lo cual estudiaba ofertas presentadas por España, de Mirage-F1, y por Sudáfrica, de Mirage-Cheetah. (EFE)