Informe de la ONU


Los niveles de trabajo infantil, las condiciones de "servidumbre" en el empleo doméstico y la situación de los refugiados en Ecuador preocuparon a la relatora especial de la ONU sobre formas contemporáneas de esclavitud, Gulnara Shahinian, quien finalizó ayer su visita a Ecuador.

La relatora de la Organización de Naciones Unidas (ONU) dio cuenta de las actividades que realizó durante su viaje de diez días a Ecuador y destacó como "alarmantes" los niveles de trabajo infantil, así como las condiciones de las trabajadoras domésticas.

Aun así, felicitó al Gobierno "por las medidas tan impresionantes que ha tomado para abordar las formas modernas de esclavitud" y aseguró que recibió el compromiso de las autoridades de emprender medidas para luchar contra esos problemas.

Pese a reconocer "todas las medidas positivas", Shahinian afirmó que se iba "muy triste" de Ecuador porque "la esclavitud bajo todas sus formas" están presentes en el país.

Consideró que es necesaria "una atención urgente" a los niños porque ellos "son el blanco principal del trabajo por deuda, de la servidumbre, del trabajo forzoso y de la mendicidad".

También llamó la atención sobre la situación de las trabajadoras domésticas, cuyos testimonios fueron para la armenia "sumamente deprimentes: muchas horas de trabajo, violac ión de sus derechos, no les pagan sus sueldos, violaciones sexuales (...)".

Además, consideró como apremiante trabajar en las condiciones de los refugiados y su situación en la frontera. (EFE)