La restricción vehicular, que forma parte de cinco líneas de acción anunciadas por el alcalde de Quito, Augusto Barrera, para reducir la congestión, será socializada con diversos sectores

El pico y placa es una de las cinco medidas que se aplicarán en Quito, según anunció ayer el alcalde, Augusto Barrera, con el propósito de reducir la congestión vehicular que se forma en la zona hipercentro de la capital.

Esta abarca desde el sector del aeropuerto Mariscal Sucre (norte) hasta la Villaflora (sur), por donde se realizan 4 700 000 viajes a diario.

En la última década el parque automotor de Quito, se duplicó de 210 mil a 415 mil vehículos, con dos picos de tráfico: de 07:00 a 10:00 y de 16:30 a 19:30.

Por ello, Barrera indicó que se podrá implementar la iniciativa de Bogotá, Colombia, que consiste en restringir la circulación de vehículos particulares y oficiales, de acuerdo al último dígito de la placa por horas.

Es decir, a través de un cronograma se dispondrá los horarios de restricciones, por ejemplo: lunes no podrán circular por seis horas los vehículos cuyas placas terminen en 1 y 2, el martes: 3 y 4, el miércoles; 5 y 6, el jueves así sucesivamente hasta llegar a 9 y 0.

Con ello, la medida afectaría al 20% del 35% de personas que utilizan a diario el transporte privado.

Otra opción es restringir la circulación todo un día, según el último número de la placa.
Barrera recalcó que esta iniciativa comprende varias fases: la primera se centra en realizar una campaña de difusión para que la ciudadanía conozca sobre las medidas y se generen debates y foros. Además, se realizarán encuestas con la idea de analizar la respuesta de la gente y hacer los ajustes respectivos a la restricción.

El segundo paso será coordinar y delinear la medida con la Policía Nacional y de Tránsito para definir el control y las sanciones que se aplicarían. En primera instancia estas serían de una multa hasta el retiro del vehículo Al momento, está vigente la ordenanza 247, que estipula la regulación y control de tránsito en la ciudad que servirá para dar paso a la tercera fase.

Esta corresponde a una prueba de las restricciones, la cual se ejecutaría por un determinado tiempo, con el fin de evaluar los resultados de la medida, para después aplicarla.

Este proceso, según Barrera, tardará dos meses, por lo que la restricción se aplicaría a mediados de marzo.

Por ello, desde el Municipio se dieron alternativas a la ciudadanía.
Entre ellas se encuentran el compartir los vehículos para que un determinado número de personas puedan llegar a sus destinos.

Otra fue el tomar transporte público (que corresponde al 61% del parque automotor), el interprovincial (abarca el 17%) o taxis (4%).

Al momento, el transporte colectivo es utilizado por el 65% de la ciudadanía; por lo tanto, parte del proyecto abarca la optimización de este medio de circulación.

Esta semana habrá una reunión con los dirigentes de los transportistas, tanto del servicio convencional como del sistema integrado de articulados (Ecovía, Trolebús, Metrobús) para definir varias líneas de acción.

Estas contemplan el mejoramiento del servicio, la calidad de las unidades y capacitaciones sobre las normas de tránsito. La restricción se contempla a raíz del crecimiento del parque automotor que hace 10 años era de 210 mil vehículos y en la actualidad es de 415 mil automotores.

La medida también obligará a la ciudadanía a llegar con anterioridad a sus destinos, en el caso de que quieran circular en sus propios automotores. (MDA)

OTRAS NOVEDADES

La restricción no se aplicará a las motos, al transporte escolar, público, interprovincial, ni taxis. La medida regirá de lunes a viernes y no el fin de semana.

El programa requerirá la creación de un fondo de movilidad del Distrito Metropolitano de Quito, más los recursos provenientes de la revisión técnica vehicular.

En el caso de los vehículos que carecen de placas por ser nuevos, no se regirán a la medida hasta cuando obtengan sus placas, pero se someterán a controles policiales.

El cabildo solicitará a las entidades públicas, bancos y universidades implementar buses para el personal, con el fin de disminuir el número de viajes.