La erupción del volcán Tungurahua activó la alerta naranja para unas 500 familias que son evacuadas de aldeas asentadas en zonas consideradas de alto peligro, dijo hoy el alcalde de Penipe, Fausto Chunata.

"La alerta pasó de amarilla a naranja para tomar acciones más precisas ante un posible desastre por la erupción", declaró el burgomaestre y agregó que el nivel de peligro fue incrementado el miércoles para caseríos bajo jurisdicción de Bilbao, Puela, El Altar y Guano, en la provincia de Chimborazo.

"En las áreas con alerta naranja viven unas 500 familias, cada una con un promedio de tres miembros, que son evacuadas de manera obligatoria durante las noches", señaló Chunata, presidente de uno de los Centros de Operaciones de Emergencias (COE).

La alerta fue cambiada ante la actividad del Tungurahua, que se encuentra en erupción desde 1999 y que alcanzó su mayor pico en 2006, ocasión en que dejó seis muertos en una aldea de Chimborazo.

"El volcán mantiene una actividad catalogada como alta", informó el Instituto Geofísico (IG) en su último reporte, según el cual el macizo de 5 029 metros de altura "presenta un mayor número de explosiones (de 4 a 5 por hora)".

El Tungurahua, a 135 km al sur, está arrojando material incandescente y ha provocado caída de ceniza en algunas poblaciones de Chimborazo y la vecina provincia del mismo nombre del volcán.

Chunata indicó que con el apoyo de socorristas, policías y militares, la gente de las zonas en alerta naranja está siendo evacuada desde ayer y que los campesinos sólo pueden regresar a sus parcelas durante el día y con salvoconducto.

"Los niños, ancianos y discapacitados no podrán volver a sus casas mientras el actual estado de peligro se mantenga. La fuerza pública mantiene control de los accesos para permitir la entrada de las personas autorizadas hacia las seis de la mañana, quienes deberán salir a las cinco de la tarde, apuntó.

"Hay restricción total, en las zonas declaradas en alerta naranja, de personas particulares. Evacuación inmediata y obligatoria de mayores adultos, niños y niñas, personas con capacidades especiales, mujeres embarazadas", confirmó la Defensa Civil.

Hace dos semanas una fuerte erupción del volcán derivó en la evacuación inmediata de unas 2 500 personas, de acuerdo con las autoridades, y al cierre temporal del aeropuerto internacional de Guayaquil y suspensión de vuelos como el Quito-Lima debido a la ceniza expulsada.

A pesar de la situación, el alcalde de Baños, Hugo Pineda, manifestó que "la actividad es normal" en esa ciudad de 15 000 habitantes, que está al pie del Tungurahua y es punto de atracción de turistas extranjeros.

"Esta mañana hubo un cañonazo", señaló Pineda, para cuya jurisdicción está en vigencia la alerta amarilla. "Hay altos y bajos en el proceso eruptivo, pero no perdemos de vista el comportamiento del volcán", señaló.(AFP)

Más noticias:

-Alerta naranja en zonas de riesgo

-Baños explota al volcán como atractivo

-Agoyán con plan de contingencia

-Autoridades suben nivel de alerta en Penipe