Las acciones de las empresas ecuatorianas en la Bolsa de Valores, al igual que en casi la mayoría de países del mundo, ya no son físicas. Actualmente, las acciones se apuntan electrónicamente como en una cuenta de banco para lo comodidad de sus propietarios, según indicó el gerente del Depósito Centralizado de Valores (Decevale), Luis Álvarez.

El proceso ha sido denominado desmaterialización y consiste en la sustitución de los títulos físicos por otros emitidos de forma electrónica. Así, cada dueño de acciones tendrá un número de cuenta, en el que aparecen el estado de sus inversiones, similar al bancario.

El organismo encargado de realizar esta labor es el Decevale que, entre otras cosas, también se encarga de la custodia de los títulos valores que se negocian en las bolsas a manera de un depósito que centraliza el cuidado y registro de las mismas.

Según Álvarez, la desmaterialización se inició en el Ecuador hace cerca de cuatro años en lo que se refiere a empresas pequeñas, pero desde el año pasado se está extendiendo a grandes compañías como Ecuatrack, Corporación Financiera, Banco de Guayaquil y Supermercados La Favorita.

La presidenta de la Bolsa de Valores de Quito, Mónica Villagómez, explicó que con el nuevo sistema se evitarán una variedad de inconvenientes como la pérdida de las acciones, el robo, deterioro, manipulación y sobre todo “los largos trámites de legalización de títulos que antes eran necesarios para validar una acción”, dijo.

De hecho, es así como funcionan las más grandes bolsas de valores del mundo como la de New York, Hong Kong o Londres, y hasta las bolsas latinoamericanas como Caracas Buenos Aires y Río de Janeiro, en donde se negocian miles de acciones diariamente de manera electrónica, sin complicaciones de validación.

“Esto también podrá ser realidad en el Ecuador con la desmaterialización, pues los propietarios de los títulos podrán negociar con sus bienes en múltiples ocasiones diariamente”, sostuvo Álvarez.

El sistema es una de las innovaciones bursátiles que están emprendiendo las bolsas del país para facilitar el flujo de negociaciones. (SS)