El producto andino presenta un crecimiento del 40% de hectáreas cultivadas en el Ecuador debido a la gran demanda nacional



Cerca del 40% de las hectáreas cultivadas de chocho en el Ecuador aparecieron en los últimos 10 años.

Según el criterio de varios agricultores, esto se debe al crecimiento del mercado en el que actualmente se puede comercializar esta leguminosa andina.

Además, el costo que tiene el producto resulta atractivo para los campesinos que lo cultivan.

Según un estudio del Instituto Nacional Autónomo de Investigaciones Agropecuarias (Iniap), producir un quintal de chocho puede costar al agricultor entre $40 y $45, mientras que ese mismo quintal se puede comercializar en el mercado nacional hasta en $150.

Eduardo Peralta, director del Programa Nacional de Leguminosas de la Estación Experimental Santa Catalina, explicó que uno de los principales motivos por los que el producto tiene estos precios es el crecimiento de su consumo per cápita, que en las regiones Sierra y Oriente alcanza los 0,8 kilos mensuales. Pod su parte, la Costa tiene un consumo mensual de 0,4% kilos per cápita.

Las provincias que tienen la mayor producción de la leguminosa son Cotopaxi y Chimborazo, por sus condiciones climáticas.

Julio Pucha, agricultor de Pimampiro (Imbabura), comentó que el clima ideal para la producción de chochos es uno con escasas lluvias.

Por tal motivo, en los últimos años, las hectáreas cultivadas pasaron de 6 000 a 10 mil.

Estos terrenos tienen una producción aproximada de entre 40 quintales y 60 quintales por hectárea.

Sin embargo, la situación ha sido difícil en 2009, puesto que, aunque en menor cantidad, este cultivo también necesita de lluvias. "Incertidumbre es la palabra que define la situación en la que se encuentran los agricultores a escala nacional por el tema de clima", añadió Peralta.

La inestabilidad climática de este año podría provocar, en el peor de los casos, hasta el 90% de pérdidas en los cultivos.

A pesar de esta problemática, el cultivo del producto es estable en la serranía.

El Municipio de Guamote (provincia de Chimborazo), por ejemplo, otorgó a cuatro comunidades alrededor de 5 hectáreas exclusivamente para el cultivo de la leguminosa.

Por estos motivos, las oportunidades de venta se continúan incrementando. Uno de los sectores interesados en el chocho es el mercado europeo. "La exportación es una alternativa a corto y mediano plazos", destacó Gerardo Heredia, catedrático universitario. A nivel de la región, países como el Perú y Bolivia cultivan este producto. Sin embargo, el Ecuador posee una de las cosechas más estables del sector. (JMF)

La leguminosa tiene un mercado diverso y creciente en el país

Los mercados de Quito no son los únicos lugares en los que se comercializa el chocho en la ciudad. Actualmente, varios locales y restaurantes ofrecen platos especiales elaborados con esta leguminosa.

María Menacho, vendedora del Mercado Santa Clara, comenta que el producto bajó cerca de $40 el quintal en los últimos meses. Esta semana, la libra de la leguminosa se vendió en $1.

Asimismo, la venta ambulante de chochos con tostado tiene un precio de entre ¢75 y $1, dependiendo del lugar en el que se expende.

A propósito del tema, Eduardo Peralta, director del Programa Nacional de Leguminosas de la Estación Experimental Santa Catalina, señaló que este producto tiene su origen en la sabiduría andina. "El chocho tiene proteínas y minerales que se complementan con los nutrientes del maíz tostado", explicó.

En 2000, uno de los inconvenientes que afrontaba el productor de chocho era el de la escasa difusión que tenía su artículo. "Hace nueve años, no teníamos mucho mercado, las variedades se limitaban a las vendidas por otavaleños en las calles", mencionó Juan Simbaña, agricultor de Imbabura.

Simbaña destacó que, hoy en día, es más común encontrar puestos de "cebichochos" con precios que van desde los ¢80 a $1,50. (JMF)