Cuba flexibiliza sus regulaciones migratorias para los cubanos residentes y emigrados, que entrarán en vigor el 14 de enero próximo, según decretos publicados en la Gaceta Oficial.Estas son las principales flexibilizaciones que entrarán en vigor:

1. Se suprime la necesidad del permiso de salida del país, vigente desde la década de 1960, que podía ser denegado por las autoridades, y cuyo costo es de $150.

2. Se suprime la exigencia de contar con una carta de invitación, que tienen que tramitar familiares y amigos residentes en otros países ante consulados cubanos, cuyo costo medio es de unos $200.

3. Se extiende el plazo máximo de estancia de un cubano de viaje al exterior de 11 a 24 meses, pudiendo renovar esa autorización ante el consulado correspondiente.

4. Se suprime la exigencia de que los cubanos emigrados cuenten con un permiso de entrada; sólo precisarán su pasaporte (nacional) habilitado y su estancia en Cuba se extiende de uno a tres meses, prorrogables si es preciso.

Un editorial del diario oficial Granma de este martes señaló, sin embargo, que esa apertura está limitada debido a la política de Estados Unidos hacia Cuba que, dijo, propugna, el "robo de cerebros" y estimula la emigración ilegal.

"Mientras persistan las políticas que favorecen el 'robo de cerebros', dirigidas a despojarnos de los recursos humanos imprescindibles para el desarrollo económico, social y científico del país, Cuba estará obligada a mantener medidas para defenderse en este frente", dijo Granma,

Por ese motivo, la entrega de pasaportes, así como los viajes de funcionarios dirigentes del Gobierno, profesionales universitarios, médicos, así como técnicos, que realizan funciones "vitales" para el desarrollo del país, y los deportistas de alto rendimiento, deberán ser autorizados por sus jefes. (AFP)