MADRID.- El delantero portugués Cristiano Ronaldo, estrella del Manchester United, será traspasado al Real Madrid por 93 millones de euros, un récord absoluto en la historia del fútbol que confirma la intención del club de crear, a precio de oro, otro equipo 'galáctico'.

La suma prevista para el traspaso, anunciada hoy por el club inglés, supera ampliamente el anterior récord, los 75 millones de euros que el mismo Real Madrid pagó en 2001 a la Juventus de Turín para hacerse con los servicios del francés Zinédine Zidane, ahora asesor de la presidencia madridista.

El Real Madrid confirmó en un breve comunicado colgado en su web que hizo una oferta al Manchester, aunque no precisó la suma, y afirmó que espera "alcanzar un acuerdo" con el jugador sobre sus honorarios en los próximos días.

Según la prensa española, el club blanco ofrece al astro portugués de 24 años un contrato de cinco o seis años con un sueldo neto anual que podría alcanzar los 10 millones de euros y en principio no habrá problemas para que lleguen a un acuerdo.

El Balón de Oro 2008, nacido en la isla de Madeira, no oculta desde hace casi dos años su deseo de jugar en el Real Madrid, con el total respaldo de su madre, forofa del club 'merengue'.

Cristiano Ronaldo, menos brillante esta temporada, ha tenido en cualquier caso una brillante actuación en el Manchester United, al que llegó en 2003 por tan sólo 17 millones de euros y con el que ganó, entre otras cosas, tres ligas inglesas (2007, 2008, 2009) y una Liga de Campeones (2008).

Su llegada confirma la intención del nuevo presidente del Real Madrid, Florentino Pérez, de hacerse con los mejores futbolistas del mundo cueste lo cueste para devolver todo su lustre al club, que terminó segundo la Liga detrás de su gran rival, el Barcelona, campeón de Liga, Copa del Rey y Champions.

Florentino Pérez está dispuesto a gastar más de 200 millones de euros para construir otro equipo de 'galácticos' como el que formó en su primer mandato presidencial (2000-2006), con Zidane, Luis Figo, Ronaldo o David Beckham.

Este mismo lunes había dado la primera campanada de su recién estrenada presidencia al anunciar el fichaje del astro brasileño del Milan Kaká, por 65 millones de euros.

Entre los objetivos restantes del Real Madrid están los franceses Franck Ribéry (Bayern Múnich) y Karim Benzema (Lyon) o los españoles David Villa (Valencia) y Xabi Alonso (Liverpool).

Futbolista excepcional pero de difícil trato, acusado a menudo de ser arrogante, Cristiano Ronaldo es todo lo contrario a Kaká, Balón de Oro 2007, y tendrá que adaptarse al nuevo entrenador madridista, el chileno Manuel Pellegrini, después de haber sido el protegido de Alex Ferguson en Manchester.

Sin embargo, esas dos grandes estrellas no tendrán problemas para imponerse en el club del Santiago Bernabéu ante un público deseoso de ver nuevas estrellas en el césped, al tiempo que harán las delicias del club con las ventas de camisetas y otros ingresos extras.

Con unos ingresos estimados en más de 400 millones de euros en la última temporada y unos beneficios de cerca de 60 millones, el Real Madrid disfruta de una situación económica bastante buena.

Pero las sumas que está desembolsando podrían reventar el mercado de traspasos en tiempos de crisis global y ya suscitan las críticas de sus rivales.

"Ningún jugador vale 95 (en realidad 93) millones de euros", decía el jueves Jaume Ferrer, vicepresidente del Barça, que quiere evitar los excesos en el mercado de traspasos este año.

También el presidente de la UEFA, el francés Michel Platini, manifestó su incomprensión hacia los "traspasos increíbles" de Kaká y Cristiano Ronaldo.

Pero la prensa española se frotaba ya las manos con la llegada del portugués, imaginándose el anunciado duelo entre Cristiano Ronaldo y el otro "mejor jugador del mundo", el argentino del Barça Lionel Messi. (AFP)