Contrastan los altos índices de crecimiento del Perú y Colombia con el pobre desempeño de la economía ecuatoriana.

La apertura hacia el comercio exterior y el estímulo a la inversión extranjera son elementos clave para ese crecimiento económico, según los jefes negociadores de los TLC con los Estados Unidos de los dos países vecinos, quienes participaron el lunes en Quito en un seminario organizado por Cordes.

En el primer semestre de 2008, el Perú registró la más alta tasa de crecimiento: un 11%. Aunque en este país el TLC, ya aprobado, entrará solo en vigencia en enero de 2009, se dinamizaron las inversiones en el sector empresarial privado que ha programado aprovechar las ventajas de la apertura comercial. El año pasado, el Perú creció más del 8% y las inversiones, en un 25%, en relación con el año precedente. Solo en el área minera proyecta recibir inversiones por más de $8 000 millones en los próximos años.

En el caso de Colombia, si bien la aprobación del TLC se halla suspendida en estos meses electorales en los EEUU, se espera la luz verde del Congreso norteamericanos para inicios de 2009. Colombia continúa su preparación para la apertura comercial. Pese a los conflictos internos, el país vecino recibió el año pasado $10 000 millones en inversión extranjera.

En contraste, el presidente Correa desechó, por razones ideológicas, la apertura comercial con los EEUU. En 2007, la inversión extranjera directa en el Ecuador no sobrepasó los $180 millones.