|    Pico y placa Quito:  7-8    |  

Publicado el 02/Febrero/2012 | 00:05

La comunidad internacional debe tomar nuevas y urgentes medidas para proteger los derechos básicos de los civiles sirios

Por: José Valencia
jvalencia@hoy.com.ec

En un pasaje de su libro Diplomacia, Henry Kissinger observa que el Gobierno de Ronald Reagan convirtió los derechos humanos, por cálculo político, en punta de lanza de su acción exterior contra la antigua Unión Soviética. El "compromiso" de Reagan con los derechos fundamentales, anota Kissinger, le llevó a apoyar no solo a genuinos demócratas como en Polonia, sino también a regímenes derechistas en Centroamérica, a fundamentalistas afganos y a violentos líderes tribales africanos opuestos al comunismo. No lo dice frontalmente el exsecretario de Estado, pero muchos de esos aliados por conveniencia de la Administración Reagan estuvieron a su vez involucrados en graves y masivas violaciones a los derechos humanos.

Que Reagan haya utilizado de modo oportunista los derechos humanos no quita validez ni legitimidad al cuestionamiento al irrespeto a garantías fundamentales universalmente aceptadas que tuvo lugar en la URSS.

El sistema de represión y conculcación de libertades -ajeno al pensamiento y los ideales de muchos socialistas alrededor del mundo- tuvo una de sus peores expresiones en el archipiélago de Gulag, siniestro aparato de degradación y muerte del que fueron víctimas cientos de miles de personas, no solo políticos burgueses, sino también comunistas en desgracia, trotskistas, anarquistas e intelectuales disidentes.

Al censurar una clara realidad de abuso a los derechos humanos, no se adopta por ese hecho una determinada posición ideológica, ni menos se avala a los adversarios del régimen que es criticado. La defensa de los más débiles frente a un Estado represivo es acto humanista, que tiene incluso más relevancia cuando se procede con abstracción a otras consideraciones.

El enfoque es pertinente con respecto a la actual situación en Siria. Sin duda habrá designios de países extranjeros, cálculos geopolíticos por la especial ubicación de Damasco en Oriente Medio e intereses en juego de países árabes conservadores.

No obstante, son contundentes las pruebas de una cruda y masiva represión a civiles desarmados, de una escalada violenta que se ha extendido a todo el país hasta el punto de convertirse en una cuasi guerra civil. Cada día que pasa, la emergencia se torna más aguda. Informes de la Oficina de la Alta Comisionada para los Derechos Humanos, Amnistía Internacional o Human Rights Watch sobre el número de muertos, heridos y detenidos, son corroborados por exhaustivos reportajes como el publicado hace poco por Jonathan Miller en The Guardian.

Es indispensable que la comunidad internacional tome nuevas y urgentes medidas para proteger los derechos fundamentales de los civiles sirios, en el marco del derecho internacional. El gran reto consiste en establecer las más eficientes decisiones multilaterales a favor de la protección de los derechos humanos y, al propio tiempo, evitar la utilización política por parte de terceros. No hay solución ni modelo perfecto para equilibrar ambos factores, pero si algo debe predominar, incluso por encima del riesgo de manipulación política del tema, es la acción decidida para defender los derechos de los más vulnerables.
[3302]

Archivado en | Opinión  | Perspectivas HOY impreso 

Tags : José Valencia 



Actualizado por

1

Online - en Diario HOY - Noticias de Ecuador.

 

A nuestros lectores

Diario HOY cree y auspicia el debate público y el intercambio de ideas. Sus puntos de vista, opiniones, ideas, críticas y observaciones son muy valiosos por ese motivo. Sin embargo le solicitamos hacerlos dentro de un marco de respeto, pues no creemos que la esfera pública se construye con violencia verbal y descalificaciones.
Agradecemos sus comentarios, pero si no se hacen dentro de esos parámetros, serán eliminados.

 

  1. 1 ramiro zamora a. desde - Quito

    Como los del cuerpo diplomatico eran(aun lo son) una elite cuasi colonial, se han de tomar con pinzas sus comentarios, han de contrastarse con los datos de observadores imparciales en el terreno, porque sino sera como enLibia: mentiras y verdades a medias que justifiquen las masacres y el robo(hay 12000 soldados USA en los pozos libios); aparte hay que ver el apuro y acusiosidad con los arabes, mientras los asesinos judios hacen de las suyas, hasta nombran un judio para investigar sus crimenes.

    + Vote Up! Vote Down! -
  2. 1 ramiro zamora a. desde - Quito

    Como los del cuerpo diplomatico eran(aun lo son) una elite cuasi colonial, se han de tomar con pinzas sus comentarios, han de contrastarse con los datos de observadores imparciales en el terreno, porque sino sera como enLibia: mentiras y verdades a medias que justifiquen las masacres y el robo(hay 12000 soldados USA en los pozos libios); aparte hay que ver el apuro y acusiosidad con los arabes, mientras los asesinos judios hacen de las suyas, hasta nombran un judio para investigar sus crimenes.

    + Vote Up! Vote Down! -

Publicidad