Dirección Provincial de Educación reubicará a estudiantes que no entraron.

Llenos de expectativas, los padres de familia verificaron el pasado martes, si el nombre de sus hijos consta en las listas de estudiantes aceptados en el colegio Mejía para el año 2011-2012.

Suspiros de alivio se escucharon por parte de los padres que encontraban a sus hijos entre los 720 alumnos que inician octavo de básica. "Mi hijo de 12 años, sí salió favorecido", dijo satisfecha Amanda Bastidas.

Frente a la cartelera del colegio capitalino, las expresiones se mezclan.

"No consta en la lista, no sé que irá a hacer la mamasita", señaló con desconcierto Vicente Infante, otro padre.

De acuerdo al secretario de esta institución, Fernando Urbina, para este período se inscribieron 1 291 chicos. "El resto fue remitido a la zona UTE4 y a la Dirección Provincial de Educación que se va a encargar de asignarlos a la unidades educativas que más les convengan", dijo.

La nueva reglamentación del Ministerio de Educación contempló cuatro pasos para la asignación de cupos.

Primero fueron aceptados estudiantes abanderados y con carné del Consejo Nacional de discapacidades (Conadis), después estudiantes que viven en la misma zona de la institución con los mejores promedios; posteriormente, estudiantes que cuenten con hermanos matriculados en la misma unidad educativa y por último, aspirantes cuyos padres trabajen en la zona.

Sin embargo, en el Colegio 24 de Mayo, Consuelo Tamayo, asegura que no se respetó este proceso. "Estamos inconformes porque entraron promedios de 16 y 17. Mi hija tiene 19,50 y no entró, me parece injusto".

Geovana Tadea pasó por un disgusto similar. "Muy malo este nuevo sistema, mi hija tiene 19,57 y mi esposo trabaja por aquí, pero hay niños aprobados que tienen 16", fue su queja.

Por el contrario, Hugo Pillalaza opina que el nuevo proceso de inscripciones es "mucho más organizado por la comodidad de estudiar cerca de los sectores donde viven, ya no hubo cola ni nada", afirmó a pesar de que su hija no salió favorecida para estudiar en el 24 de Mayo.

La rectora de la Unidad Educativa Manuela Cañizares, Marta Lozano, concuerda con que el nuevo sistema es más cómodo para los padres.

Según sus datos, el 94% de los padres que inscribieron a sus hijos a través del Internet, calificaron como "excelente" el servicio.

Por ahora cientos de estudiantes esperan la reubicación de la Dirección Provincial de Educación. (TCF)

Cifras de las inscripciones

Un mes duró el proceso de inscripción que escogía los promedios más altos.

En colegios municipales se inscribieron 13 000 estudiantes. Solo mil fueron aceptados.

La normativa del Ministerio de Educación exige que los alumnos aceptados vivan en el sector del colegio donde se matriculan.

Los únicos excluidos de la normativa son los estudiantes discapacitados