En los últimos cuatro años, alrededor de 441 especies fueron descubiertas en la cuenca del Amazonas.  El Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF) dio a conocer algunas de las  especies que se encontraron entre  2010 y 2013.

Entre esos animales destacan un mono que ronronea como un gato cuando está contento. También una lagartija de colores, una piraña vegetariana y una orquídea rosa.

Los científicos consideran que muchas  de las nuevas especies son endémicas de las zonas de Brasil, Colombia, Venezuela, Guyana, Guayana Francesa, Surinam, Bolivia y Perú.  Además confirmaron que estos  no se encuentran en otro lugar del mundo. Según la WWF, las especies son más vulnerables ante la continua destrucción por factores como la agricultura, ganadería y exploración minera. En tanto,  el Gobierno brasileño explicó que  parte de la cuenca amazónica perdió 1 695 kilómetros cuadrados entre agosto de 2012 y febrero de 2013.  

Según el informe, las especies descubiertas comprenden  258 plantas, 84 peces, 58 anfibios, 22 reptiles, 18 aves y un mamífero. Para Claudio Maretti, líder de la Iniciativa Amazonía Viva de la organización ecologista, estas especies son un patrimonio natural único que tenemos que conservar. Esto significa proteger su hogar, la increíble selva amazónica, la cual se encuentra amenazada por la deforestación y la construcción de represas.

En los animales figura  una lagartija de colores, que fue encontrada  gracias a las crías que nacieron de unos huevos recolectados por los científicos en la Amazonía colombiana.

Esa lagartija, denominada cercosaura hypnoides, es una especie escurridiza que no se ha visto antes en su estado natural, por lo que se cree que puede estar en peligro de extinción.

Otra de las especies es una rana diminuta, que también se cree que está en peligro de desaparecer. Su nombre en latín es  allobates amissibilis (que se puede perder). La razón se debe a la posibilidad de que su hábitat sea desarrollado para fines turísticos. Esta es la tercera del tipo allobates, hallada en la selva de Guyana.

También destaca  la piraña vegetariana conocida como tometes camunani, que puede llegar a medir hasta 50 centímetros de largo y pesar hasta 4 kilos.

Esa piraña habita en los rápidos rocosos donde abundan las plantas, que es  su principal fuente de alimento. Fue encontrada en la cuenca del Río Trombetas, de Brasil.

En las montañas de Guyana fue  encontrada  una serpiente de colores brillantes y en la Amazonía brasileña se halló una orquídea rosa, que los lugareños la han llamado  sobralia imavieirae, por su forma peculiar.

Mientras, el mono tití vive en la zona  del  Caquetá (Colombia). El callicebus caquetensis es una de las aproximadamente 20 especies de mono tití.  Tiene como característica principal entre sus  crías que, cuando estas se sienten contentas y tranquilas,  ronronean unas a otras, como los gatos, según el científico Thomas Defler.

Maretti dijo que el recopilar y actualizar la información sobre estas nuevas especies descubiertas en la inmensidad del Amazonas en los últimos cuatro años  demuestra la importancia de esta región para la humanidad. Dijo que es importante conservar, comprender e investigar la cuenca selvática.

Asimismo, la WWT  dio un mensaje sobre la cuenca amazónica:  no permitir que este patrimonio natural de biodiversidad se pierda para siempre.

Los científicos seguirán haciendo exploraciones para encontrar nuevas especies y que estas permitan concienciar a los gobiernos para la conservación de la selva.  (EFE)