|    Pico y placa Quito:  9-0    |  

Publicado el 29/Mayo/2013 | 00:51

Por: Jeanette Hinostroza

jhinostroza@hoy.com.ec

La declaración del ministro del Interior José Serrano de que el periodista Fausto Valdiviezo, asesinado por sicarios el pasado 11 de abril, tenía una relación inusual con sus presuntos asesinos ha sido sometida a mas de una interpretación. Lo primero que se vino a la mente de muchos es que la raíz de esa relación no era buena y que el periodista andaba en malos pasos. Pero las investigaciones recién arrancaron y todavía no hay nada claro, por lo que la declaración del ministro resultó un desacierto que amenaza con dañar la imagen y el buen nombre del comunicador. 

Hay siete personas detenidas, supuestos miembros de una banda de narcotráfico, lavado de dinero y trata de personas. El sicariato es generalmente otra lucrativa línea de negocio de este tipo de delincuentes. ¿Qué relación tenía Fausto Valdiviezo con sus asesinos? Generalmente quien está metido con los narcos no puede ocultar un cambio en su estilo de vida, pero esa no era la realidad de Valdiviezo quien vivía de un pequeño negocio de lavado de autos; su casa era sencilla y su día a día estaba dedicado a su hija adolescente quien acababa de perder a su madre y a su mamá, una mujer de edad a quien el visitaba casi todas las noches. El sentido de su vida seguía girando alrededor de un periodismo de corte popular, frontal, cercano a la gente que lo practicaba de manera independiente a través de las redes sociales e Internet. ¿A qué se refiere entonces el ministro Serrano con relación inusual? ¿acaso Valdiviezo había denunciado en sus espacios alguno de los ilícitos negocios a los que se dedicaba esta banda? ¿Sabía algo sobre ellos que resultaba riesgoso que la gente o las autoridades puedan llegar a conocer? ¿Tal vez Fausto descubrió que estaban relacionados con algún poderoso de este país?

A pesar de que las investigaciones recién comenzaron, el ministro Serrano descartó de raíz que la muerte del conocido periodista tenga que ver con su trabajo, por lo que toma fuerza la hipótesis de que quizá les debía dinero y como no pudo pagarles lo mataron. El chulco es otro oscuro negocio que hoy está relacionado al sicariato, narcotráfico y lavado de dinero. 

Lo más importante para un periodista es su buen nombre, generalmente la única herencia que dejamos a nuestros hijos, pues hasta hoy no conozco el primer periodista que se haya hecho rico con su trabajo.  La Policía y el ministro Serrano han actuado de manera eficiente al atrapar a los sospechosos en este caso, pero esperamos que con la misma rapidez la justicia aclare por qué mataron a Fausto Valdiviezo y se eviten declaraciones seguramente bien intencionadas, pero que pueden causar un daño irreparable en la vida limpia de un periodista destacado por su honestidad, tenacidad y un increíble carisma que lo mantuvo durante mas de 30 años en pantalla.

Aprovecho el espacio para recordarles que también se exige que se aclaren las muertes de Byron Baldeón y Luis Arnoldo Ruiz, periodistas que también fueron asesinados por sicarios en Julio y Septiembre de 2012 y cuyos casos siguen en la impunidad.

 

[3107]

Autor: Jeanette Hinostroza - jhinostroza@hoy.com.ec

Archivado en | Perspectivas  | Opinión 

Tags : Jeanette Hinostroza 



Actualizado por

1

jcastillo - en Diario HOY - Noticias de Ecuador.

 

A nuestros lectores

Diario HOY cree y auspicia el debate público y el intercambio de ideas. Sus puntos de vista, opiniones, ideas, críticas y observaciones son muy valiosos por ese motivo. Sin embargo le solicitamos hacerlos dentro de un marco de respeto, pues no creemos que la esfera pública se construye con violencia verbal y descalificaciones.
Agradecemos sus comentarios, pero si no se hacen dentro de esos parámetros, serán eliminados.

 

  1. 1 Jacobo

    es un buen tema, con tratamiento idem el que hace la ex presentadora. pero, "la declaración del ministro resultó un desacierto que amenaza con dañar la imagen y el buen nombre del comunicador". no señora, no amenaza. ya lo dijo y el daño esta hecho. igual a lo que muchos de ustedes hacen casi siempre y nunca aclaran, peor rectifican. es lo grave del "periodismo comercial" y tambien de ciertas autoridades obligadas a tener mesura. ¿recuerdan el asesinato del hincha de barcelona en el puente, el caso lagartija? encarcelaron a un emelecista y hasta le inventaron pruebas, pero el policia asesino todavia anda suelto, quien sabe, haciendo de las suyas, como ciertos "periodistas", tambien "en lo suyo".

    + Vote Up! Vote Down! -
  2. 1 Fernando Arce

    si existe un periodista que es rico....de apellido o.. choa....creo.

    + Vote Up! Vote Down! -
  3. 1 Fernando

    jacobo, es hora de que pares la berborrea, ganate el sueldo de otro modo, atorrante.

    + Vote Up! Vote Down! -
  4. 1 ramiro

    esto quedara en el "limbo", tal como los casos de jaime hurtado, wizuma, y tantos otros, donde la accion de los estamentos con poder(publico y privado), impide que se aclare; colaboran los medios, porque nunca investigan en las causas reales, quiza por afinidad con los poderosos; hay "periodistas" con posibilidades, sobre todo si han pasado por funcion publica, el 8a sera un caso.

    + Vote Up! Vote Down! -
  5. 1 Miguel

    no debemos olvidarnos que la autora es una dama que merece todo nuestro respeto aunque a muchos hiera su sinceridad, frontalidad y capacidad de investigación periodística (por algo se vio obligada a dejar un cargo). debemos recordar que no es ético ni moral lastimar la memoria de un fallecido; en éste caso estando en etapa investigativa estimo no deberían darse conclusiones sin pruebas contundentes. pienso que el excelente artículo de opinión de la señora hinostroza señala de manera contundente dos errores del ministerio: haber afirmado que la muerte del periodista no estuvo relacionada a su desempeño profesional (antes investigación alguna) y que mantenía una “relación inusual” con los sospechosos del crimen. es, sin duda alguna, mejor pensar en lo que se dice y no decir lo que se piensa.

    + Vote Up! Vote Down! -

Publicidad