Manabí: hojas de zinc se las lleva el mínimo viento, el marco de las puertas de madera es débil y se sale, y las cerraduras no sirven

Beneficiarios del bono para la construcción de casas del Miduvi de Manabí se quejan por la mala calidad de materiales, que hacen que las casas sean desechables y hasta el viento las destruya.

Vecinos de la ciudadela Los Rosales de Portoviejo viven con temor desde que, el miércoles anterior, un viento arrancó de sus viviendas las hojas de zinc.

Kerly Cobeña (32) contó que perdió 18 hojas de zinc de su casa, armada por contratistas del Miduvi. Agregó que luego del accidente en el que varias casas perdieron lo mismo, notaron que el material era "de muy baja y pésima calidad".

"El zinc es tan fino y frágil que se hace huecos con cualquier objeto", dijo Melba Almeida, otra moradora afectada, y agregó que el zinc que usó el contratista Marcos Morán es el más barato del mercado (8 pies de largo y 18 milímetros de espesor), que en las ferreterías vale $6 cada hoja.

Ante esto, en la Dirección Provincial del Miduvi en Portoviejo, la técnica Janeth Espinoza indicó que las especificaciones técnicas señalan que el zinc debe de ser doble galvanizado, de 12 pies y un espesor de 19 milímetros; es decir, "el constructor no cumplió".

En Los Rosales, 45 personas recibieron el Bono de la Vivienda del Miduvi que entrega al contratista $3 600 por cada casa, a lo que se suman $400 del beneficiario. Así, el contratista recibió $ 4 000 por cada casa.

Pero hay más. Los vecinos aseguran que las casas tienen más problemas: el marco de las puertas de madera es muy débil y se sale, y ante la mala calidad, todas las cerraduras debieron ser cambiadas. En las zonas de El Convento, de Chone, y Charapotó, de Sucre, se registra igual problema en las construcciones. (LFV)