'Oía voces pero no podía ver ': La única sobreviviente del accidente aéreo se encuentra en el hospital con la clavícula fracturada y con varios cortes en la cara

SANÁ. Y PARÍS. Bakari Bahiya es el nombre de la niña comorense de 14 años que fue rescatada el martes pasado de las aguas del océano Índico.

Ella es la única sobreviviente del accidente del Airbus A310-300 de la compañía Yemenia que se precipitó al océano unos 30 minutos antes de llegar a su destino, las islas Comoras, con 153 personas a bordo. Todas estas tomaron el vuelo desde París la noche del lunes pasado, y durante la madrugada del martes el avión desapareció de los radares

Bahiya Bakari es un nombre originario de las Comoras y significa "esperanza". La menor esta internada en el hospital El Marouf de Moroni y presenta varios cortes en la cara, tiene la clavícula fracturada y algunas quemaduras. "Su salud no está en peligro. Está muy calmada para el choque emocional que sufrió", explicó el cirujano local Ben Imani.

A la única persona que la niña ha contado su experiencia es a su padre, Kassir Baraki, a través de una llamada telefónica. La familia vive en un suburbio de París, pero Bahiya viajaba con su madre para visitar a su familia en las Comoras, mientras sus tres hermanos y su padre se quedaban en casa.

"Papá, caímos al agua. Podía oír a la gente hablar, pero no podía ver a nadie. A mí alrededor todo estaba negro", fueron las palabras de la menor según el diario español El Mundo al momento de contar los hechos a su padre.

"No sentí nada y, de pronto, ya estaba en el agua", indicó la menor. Posteriormente, su padre continúo el relato al decir que su hija se "agarro de algo" para permanecer a flote, pues no sabe nadar y tampoco tenía puesto un chaleco salvavidas. Estuvo en el agua alrededor de 12 horas, fue encontrada en estado inconsciente y, tras ser reanimada, lloró.

La niña preguntó constantemente por su madre durante la conversación con su padre, el que, hasta que la niña se recupere totalmente, prefiere decirle que está junto a ella en otra habitación del hospital.

Por otro lado, la compañía aérea Yemenia anunció que pagará como compensación, en un inicio, alrededor de $28 mil para los familiares de cada víctima del accidente.

Mientras que el secretario de Estado francés de Cooperación, Alain Joyandet, aseguró que ayer se encontraron las cajas negras del avión, lo que permitirá esclarecer las causas del accidente. Hasta el cierre de esta edición, no se tenía conocimiento sobre su contenido. La señal de las cajas fue localizada por una patrulla aérea a 40 km de las costas de la Gran Comora, según Joyandet.

En París, en cambio, un vuelo de Yemenia con destino a Saná, muchos de cuyos pasajeros se dirigían a las Comoras, fue bloqueado en el aeropuerto Charles de Gaulle por jóvenes comorenses en señal de protesta por el incidente. Finalmente, la aeronave despegó con 40 minutos de retraso. (AFP-EFE-VET)

En 19 años se registraron 20 accidentes de Airbus


Después del fatal accidente que tuvo lugar el pasado 1.° de junio en el océano Atlántico (un Airbus A330 de Air France con 228 personas a bordo que cayó en las aguas), otro Airbus, pero esta vez modelo A310 de la compañía Yemenia, se precipitó al océano Índico, el lunes, con 153 personas en su interior. De ellas, solo se encontró a una niña de 14 años con vida.

Estos dos accidentes recientes han causado interrogantes entre la población en general, quien se pregunta: ¿qué está pasando con los Airbus?

Los funcionarios de esta fabricante de aviones francesa sostienen que el último colapso pudo ser causado por el mal clima, pero existen reportes que ponen en entredicho esta versión.

Según la Unión Europea (UE), el tipo de avión Airbus A310 estaría en la lista negra, con una prohibición de funcionamiento en Francia porque era un modelo muy antiguo, lo que fue contradecido por Yemenia, cuyos directivos aseguran que el avión estaba en buenas condiciones técnicas y que en mayo pasado aprobó las inspecciones respectivas.

Aunque esto no está comprobado, lo que sí es cierto es que desde 1990 se han registrado al menos 20 accidentes aéreos graves con aviones Airbus y en cinco de ellos la cifra de muertos superó los 200.

Al parecer, Airbus tendría otros problemas. Desde 2007 esta compañía ha enfrentado retrasos en la producción de aviones como es el caso del modelo A380 que, según varios artículos publicados en la Internet, se deberían a que la compañía está enfrentando los estragos de la actual crisis financiera e industrial.

Según el diario argentino La Nación, Airbus confirmó que el avión A330 (del accidente del 1.° de junio) tenía problemas con los sensores de velocidad.

Pero Pierre-Henri Gourgeon, director de Air France, afirmó que este supuesto no es la causa del accidente. Con esta opinión concuerda el presidente de la aerolínea ecuatoriana Ícaro, Guido Saltos, quien insiste en que este tipo de accidentes no son más que una mala coincidencia.

Saltos descarta totalmente que los dos siniestros se deban a problemas de Airbus, sino más bien a a una falta de mantenimiento por parte de las aerolíneas que los compran. (CTJ)