|    Pico y placa Quito:  1-2    |  

Publicado el 08/Enero/2000 | 00:00

Guayaquil. 08 ene 2000. Betsy Alava Figueroa permanecía en su
casa ubicada en Mapasingue Oeste, en Guayaquil. Mientras
acaraciaba su vientre, pues estaba embarazada, escuchó en la
radio la mala noticia: los cadáveres de su esposo y de dos
personas más habían sido descubiertos en Tokio.

El libreto iniciaba así una historia en De la Vida Real: Shima
Parrales falleció en marzo de 1999 en un buque refrigerado que
partió desde Guayaquil al continente asiático. Parrales viajó
como polizón, pues pretendía llegar a Estados Unidos. Sin
embargo, se escondió en la bodega que desembarcaría en Tokio y
no en California.

Con tramas como esta, el programa De la Vida Real, de Ecuavisa,
intenta rescatar hechos que han causado controversia, explica
Rolando Panchana, su conductor. La mayoría -dice- no fueron
resueltos, por tal razón "investigamos el caso para atar algunos
cabos sueltos".

La línea del programa fue ampliada en la segunda temporada, que
acaba finalizó: "muchos de los capítulos son de crónica roja y
otros, casos políticos, historias de personajes públicos y
anónimos". Son esos temas "rojos" los que más críticas negativas
generaron. Pero consideran que es positivo retomarlos, para
acercar a la audiencia a lo que pudo ser la verdad de los hechos.

Eduardo Arcos, productor ejecutivo, está satisfecho con la
acogida y los puntos en el rating que han logrado en las dos
temporadas pasadas, "pero nuestra creación no depende de esa
medición", aclara. Y es que los resultados que se obtuvieron
luego de varios programas, mantienen la seguridad que tiene el
equipo De la Vida Real. "Que León Febres Cordero haya declarado
en nuestro programa que Blasco Peñaherrera no estuvo involucrado
en el complot político de Taura, luego de tantos años, es una de
nuestras satisfacciones", recalca Rolando Panchana. (DIARIO
HOY)(P.7-B)
[1869]

Ciudad Guayaquil

Archivado en | Actualidad  |

Tags : Estrenos 



Actualizado por

1

- en Diario HOY - Noticias de Ecuador.

 

A nuestros lectores

Diario HOY cree y auspicia el debate público y el intercambio de ideas. Sus puntos de vista, opiniones, ideas, críticas y observaciones son muy valiosos por ese motivo. Sin embargo le solicitamos hacerlos dentro de un marco de respeto, pues no creemos que la esfera pública se construye con violencia verbal y descalificaciones.
Agradecemos sus comentarios, pero si no se hacen dentro de esos parámetros, serán eliminados.

Publicidad