Opinión de HOY


Antes de anunciar al decisión del Gobierno de conceder el asilo diplomático  a Julian Assange, el canciller Ricardo Patiño rechazó la  amenaza de Gran Bretaña de una eventual revocatoria del estatus diplomático de la Embajada del Ecuador en Londres, que permitirá que la Policía entrara  a   ella.  Es justo ese rechazo en defensa  del principio de la inviolabilidad de la sedes diplomáticas.

No cabe invocar una ley interna, como la que ha señalado Gran Bretaña, para argumentar un eventual derecho a  ingresar en la Embajada del Ecuador en ese país.  La Convención de Viena establece de forma expresa  que las policías  y las fuerzas de seguridad locales  no pueden  ingresar a una  representación diplomática  sin la autorización  del jefe de la misión.  Es inadmisible, pues, esgrimir una norma interna cuya  aplicación  lesionaría un principio consagrado  no solo por la tradición jurídica, sino por             tratados internacionales, el de la inviolabilidad de las sedes diplomáticas. 

La concesión del asilo a  Assange  se veía venir, así como la negativa británica a concederle el salvoconducto. Se pueden señalar algunas  incoherencias y debilidades como  ciertas  acusaciones  presuntivas contra    Gran Bretaña, Suecia  o los Estados Unidos   entre los 11 motivos expuestos por el canciller Patiño  en los que  basó  la decisión  de  conceder  el asilo a Assange y se puede cuestionar el que se lo califique  de perseguido político cuando la justicia  sueca reclama  su  extradición para que responda por supuestos delitos sexuales; pero hay que señalar también que, en la institución de asilo, esa calificación corresponde al Estado que lo concede. Y la naturaleza de la institución del asilo justifica que así sea.

La negativa a dar el salvoconducto por parte de Gran Bretaña genera un conflicto de difícil salida, cuyas  serias consecuencias para el país debieron haber sido evaluadas  con responsabilidad por el Gobierno ecuatoriano.

Ojalá que los derechos humanos y la libertad de expresión que  invoca el Gobierno  para el asilo los  respetara de forma irrestricta  en el país.