Un total de nueve personas fueron asesinadas en Santo Domingo de los Tsáchilas, capital de la provincia de Santo Domingo, en el centro-norte del país, informaron hoy los medios locales.

Pese a que las cadenas televisivas no han reportado versiones oficiales de los asesinatos, que se produjeron anoche en diferentes circunstancias y lugares de la ciudad, apuntaron a que siete de los muertos estarían relacionados.

El octavo muerto sería un cabo de policía, que recibió un disparo en la cabeza, y el noveno homicidio, al parecer, fue resultado de un asalto.

El 1 de octubre pasado el presidente ecuatoriano, Rafael Correa, declaró el estado de excepción, "sin suspensión de derechos", en las ciudades de Quito, Guayaquil y Manta, ante un rebrote de la delincuencia en esas ciudades.

La medida se aplicó "ante las amenazas que han significado en los últimos días las acciones del crimen organizado y la inseguridad en las mencionadas ciudades", señaló en ese momento un informe oficial, al precisar que el estado de excepción, que no suspende los derechos ciudadanos, durará sesenta días y podría extenderse a otras urbes.

La declaración presidencial implicó que las Fuerzas Armadas apoyen a la Policía en operaciones de control de armas, combate a la delincuencia y revisión de vehículos, bajo la coordinación del Ministerio de Gobierno. (EFE)