|    Pico y placa Quito:  7-8    |  

Publicado el 12/Septiembre/2004 | 00:00

Los ecuatorianos son gordos y flacos. ¿Contradicción? Ironía, opinan los expertos al comparar las estadísticas de obesidad y desnutrición que reflejan "la mala distribución de la riqueza".
El 14% de la población infantil es obesa, según el "I Estudio nacional para determinar la incidencia del sobrepeso infantil", que se publicó hace dos meses en la revista científica Desafío. Mientras que el análisis "Equidad desde el principio (situación nutricional de los niños ecuatorianos), que se realizó hace dos años, habla de que el 15,6% sufre desnutrición.
Los problemas de obesidad se registran más en las zonas urbanas: "14 de cada 100 niños, de 8 años (en pleno desarrollo), los padecen", menciona la investigación que estuvo a cargo de Rodrigo Yépez, magister en Nutrición, y un grupo de estudiantes de la Maestría de Alimentación y Nutrición de la U. Central. Entre 2000 y 2002, se hizo el seguimiento a 1 800 pequeños de varias escuelas particulares, fiscales, mixtas, matutinas y vespertinas.
Los resultados sorprenden: en la Costa, el 16% de los menores tiene tendencia a la obesidad; en la Sierra, el 11%. En las ciudades principales, la prevalencia es del 16% (Guayaquil) y del 9,6% (Quito). Las niñas registran los índices más altos con el 15%, frente a los niños que llegan al 12%.
Una de las conclusiones es que "los escolares que tienen mejores condiciones socioeconómicas y viven en las áreas urbanas son más propensos a engordar que los que están en las áreas rurales".
El exceso de peso tiene dos causas, según los investigadores: el sedentarismo o inactividad física y una dieta saturada en grasas y carbohidratos.
Los niños prefieren ver TV (el promedio en el país es de 28 horas a la semana; lo recomendado: máximo 14) o jugar computadora, antes que hacer ejercicios. Esta conducta aumenta hasta cuatro veces las probabilidades de obesidad.
El 41% de chicos no cumple las recomendaciones de la Academia de Pediatría de los EEUU, que sugiere que se consuma 29% de grasas. Aquí, sobrepasa el 30%. En el 89% de los casos, los alimentos grasos son de origen animal y/o de palma. Otros tienen muchas calorías como chocolates, gaseosas, helados y pasteles, también engordan. (GCA-LM)


El ejercicio en familia ayuda a perder peso

Se recomienda ejercitarse tres veces a la semana

"Se debe estimular a los hijos a hacer ejercicio. Esto es más fácil si estas actividades se hacen en familia, ya que muchas veces a los pequeños no les gusta seguir una rutina física si están solos", dice la nutricionista Flor Cuadrado, quien asegura que ejercitarse en familia es la mejor forma para que los niños se olviden de la televisión: "Los padres no pueden pedir a sus hijos que se ejerciten si ellos no lo hacen. Deben predicar con el ejemplo y levantarse del sillón para salir a jugar juntos", explica.
La experta señala que no es necesario hacer aeróbicos todos los días, "es suficiente con caminar, ciclear o trotar por lo menos tres veces a la semana". Los infantes se sienten más estimulados cuando miran que sus padres se ejercitan juntos. (GCA)


DATOS DE LA DEFICIENTE ALIMENTACIÓN EN EL ECUADOR

Hombres desnutridos, mujeres con mucho peso

En el Ecuador, el 8,2% de los niños de 5 meses de edad sufre desnutrición crónica. El 11,8%, de los de 11 meses; el 22,2%, de 1 año;el 30%, de 2 años; el 32,9%, de 3 años; y el 35,9%, de 4 años en adelante, presentan desnutrición de acuerdo a la talla y el peso de los infantes.
El estado nutricional de los adolescentes de todo el país es distinto: 9% tiene desnutrición; 8.5%, riesgo de sobrepeso; y 2%, sobrepeso.
A escala regional, hay mayor deficiecia alimentaria entre los jóvenes en la Costa que en la Sierra (13% frente a 4%). El 5,6% de los hombres y el 4% de las mujeres están desnutridos. En cambio, los problemas de sobrepeso son más frecuentes entre las mujeres (13,3%), que en los hombres (5,6%).
Estas diferencias se acentúan en la Costa más que en la Sierra y el nivel de hambruna afecta más a los hombres de la región del Litoral.

La vitamina A es necesaria durante el embarazo

Según el estudio "Equidad desde el principio (situación nutricional de los niños ecuatorianos)", publicado por Carlos Larrea, Wilma Freire y Chessa Lutter, en Guayaquil, la desnutrición crónica alcanza el 19,7%; la desnutrición global, el 9,2%. En Quito es del 24,5% y del 8,5%, respectivamente.
Además, el 14% de los niños menores de 5 años que viven en el campo tiene deficiencia de vitamina A. En las comunidades indígenas, las insuficiencias son mayores que en las áreas urbanas.
Un estudio del Ministerio de Salud Pública (MSP) demostró que la insuficiencia de esta vitamina es la principal causa para que las mujeres embarazadas padezcan anemia y; por lo tanto, el recién nacido nace bajo de peso y con escasas defensas.
Otro problema frecuente es que las madres carecen de información sobre cómo alimentarse. Ignoran nociones básicas de nutrición.


En los sectores rurales, la hambruna es del 19%

El I Censo Nacional de Talla, en escolares de 6 a 9 años, determinó que las provincias de la región de la Sierra son las que presentan los mayores problemas nutricionales.
En Chimborazo, Imbabura, Bolívar, Cañar, son altos los riesgos de desnutrición.
De estos sectores, se detectó que la mayoría de la población de las parroquias Simiátug, Guangaje, Isinliví, Zumbahua y Chugchilán sufre de deficiencia nutricional.
En los sectores rurales, la hambruna alcanza el 19%. Los afectados presentan con frecuencia diarreas, infecciones respiratorias agudas, parásitos, y solo el 2% de esta población ha recibido ayuda médica en los últimos cuatro años.
La deficiencia alimenticia se desarrolla principalmente durante los primeros 30 a 36 meses de vida de los infantes, sobre todo en las comunidades indígenas y en otros grupos de extrema pobreza. (GCA)
[5864]

Ciudad QUITO

Archivado en | Quito  |

Tags :



Actualizado por

1

- en Diario HOY - Noticias de Ecuador.

 

A nuestros lectores

Diario HOY cree y auspicia el debate público y el intercambio de ideas. Sus puntos de vista, opiniones, ideas, críticas y observaciones son muy valiosos por ese motivo. Sin embargo le solicitamos hacerlos dentro de un marco de respeto, pues no creemos que la esfera pública se construye con violencia verbal y descalificaciones.
Agradecemos sus comentarios, pero si no se hacen dentro de esos parámetros, serán eliminados.

Publicidad