El VHI SIDA


        El SIDA, o síndrome de inmunodeficiencia adquirida es producido por el virus de inmunodeficiencia humana (VIH), que fue reconocido por vez primera en 1981. Es una nueva enfermedad que se transmite, de manera especial, por vía sexual. Pero existen cada vez más casos en los cuales el virus fue transmitido mediante transfusiones de sangre contaminada o productos igualmente contaminados derivados de la misma, por compartir agujas hipodérmicas contaminadas con el virus.
La evidencia sugiere que entre el 25 y el 50% de casos, la madre contagia al hijo su enfermedad durante el embarazo, el parto y hasta, posiblemente, durante la lactancia. Mujeres asintomáticas pueden dar a luz hijos afectados. El virus atraviesa la placenta y puede ser detectable en la sangre del niño hasta por un período de 15 meses, de manera que un bebé no infectado puede arrojar una prueba positiva de anticuerpos de VIH. El VIH ha sido aislado en las secreciones cervicales, de manera que es posible que algunos bebés se infecten durante el parto.
Inicialmente, se pensó que el sida afectaba exclusivamente a los homosexuales. Pero luego se comprobó que pertenece a la vida sexual en general, por lo mismo, de suyo, nadie puede considerarse ajeno a la posibilidad de contagio.
El virus del sida produce una destrucción, en unos casos paulatina y en otros muy rápida del sistema de defensa del organismo, denominado sistema inmunológico. Ello quiere decir, que la persona tendrá fácilmente cualquier otra enfermedad y, sobre todo, que su organismo no podrá defenderse de los microrganismos patógenos. En consecuencia, no se curará ni del sida de ninguna otra enfermedad. Porque, una vez que el virus penetra en la célula, la infección será permanente, hasta la muerte.
El período de incubación del VIH no es igual en todos los casos. Aproximadamente, la mitad de las personas contaminadas desarrollará los síntomas del sida dentro de los 10 años, a partir del contagio. De las personas que manifiestan los síntomas de la enfermedad, alrededor de la mitad morirá dentro de los primeros 18 meses. El resto fallecerá en un período de tres años. Durante este período, en el que no se manifiesta la enfermedad, la persona corre el alto riesgo de contagiarla a otros.
Estos síntomas permanecen de forma inamovible en la persona. Es entonces cuando, rápidamente, dan lugar a una serie de otras infecciones denominadas oportunistas porque se producen debido a que el sistema inmunológico se halla ya seriamente comprometido e incapaz de ofrecer resistencia alguna a otras enfermedades. Para el paciente, cualquier enfermedad, un catarro, puede transformarse en un experiencia fatal.
En consecuencia, la inmensa mayoría de los enfermos termina por contraer enfermedades oportunistas de toda índole. Por ejemplo, meningitis, neumonía, cánceres de la piel, tuberculosis, herpes zóster, etc.

        El sida es una enfermedad mortal. Pese a los intensos esfuerzos realizados por los especialistas, hasta la fecha, no existe tratamiento alguno curativo. Pero se ha logrado disminuir la progresión del VIH a Sida y reducir el riesgo de transmisión perinatal y sexual. Pero el elevado costo de los tratamientos les ha hecho casi inaccesibles, de modo particular, en los países en vías de desarrollo. Sin embargo, se han producido inmensos avances en el cuidado de la persona que vive con la enfermedad; se han mejorado de manera notable sus condiciones de vida y, sobre todo, se han cambiado las actitudes sociales ante la enfermedad y ante la persona afectada. Nos encontramos en la tercera década de la epidemia, pero sólo en ésta se han realizado serios esfuerzos de prevención como la mejor forma de atacar al VIH. Pese a estos esfuerzos, el virus continúa transmitiéndose a través del mundo ocasionando la muerte de millones. Los serios avances en el conocimiento de la enfermedad no significan logros muy significativos para detenerla y, sobre todo, para curarla.
La única posibilidad de prevenir el contagio, es manteniendo ciertas reglas que aconsejan los especialistas para la práctica sexual. Reglas que son igualmente válidas para todas las demás ETS. Pero tampoco se las puede tomar como absolutas puesto que nada es una garantía de ese carácter.
a. Mantener una relación de mutua exclusividad con un solo compañero sexual.
b. Evitar las relaciones sexuales con quien (varón o mujer) haya tenido muchos compañeros sexuales.
c. Recordar que toda relación sexual, de cualquier índole que sea (homosexual, heterosexual, anal, vaginal) puede transmitir el VIH.
d. El condón continúa siendo el principal recurso para la prevención del VIH y otras ETS.
e. Recordar que muchas personas positivas al VIH aparentan buena salud por cuanto el virus necesita mucho tiempo para desarrollarse y manifestarse mediante los síntomas indicados. Pero que son transmisoras de la enfermedad.
f. Aceptar que mujeres y varones adolescentes no realizan acciones de prevención, el VIH-sida se propagará de manera incontenible.

Trés décadas de sida

        Estamos en la tercera década de la epidemia del sida, pero sólo en la primera década de un esfuerzo serio de prevención. La epidemia no fue detectada hasta su segunda década, y durante muchos años, la mayoría de países y comunidades decidieron negar su existencia.
Sin embargo, el virus continúa transmitiéndose a través del mundo, amenazando las vidas de decenas de millones de personas. No tenemos tiempo que perder. Tras 10 años de esfuerzos de prevención, necesitamos preguntarnos qué hemos aprendido del VIH y cómo podemos aplicar ahora estas lecciones para disminuir la expansión de la epidemia durante la próxima década.
Quizás el hallazgo más importante acerca del sida es que la transmisión sexual es responsable del 75% de las infecciones por el VIH en todo el mundo. Aunque los contagios sanguíneos y por inyección juegan un papel clave en la transmisión del VIH, en algunos países no son factores importante en la expansión de la epidemia.
Hemos aprendido que las mujeres son particularmente vulnerables y que los programas de prevención deben atender sus necesidades especiales. Biológicamente, las mujeres son más susceptibles a la infección que los hombres. Sin embargo, no es fácil que sean diagnosticadas y tratadas en ellas las enfermedades de transmisión sexual, lo cual aumenta su riesgo de adquirir la infección, en parte porque las ETS son a menudo asintomáticas en la mujer. Pero los principales factores que ponen a las mujeres en riesgo de infección por el VIH son de orden social y económico, como la pobreza, la discriminación de género, la falta de poder para negociar la relación sexual y la falta de oportunidades educativas y económicas.
Entre el 25 y 30 por ciento de los bebés nacidos de aproximadamente seis millones de mujeres infectadas mundialmente se infectará durante el nacimiento o a través de la lactancia materna. La única manera factible para proteger a estos niños del VIH es prevenir la infección de las madres.
Peter Lampley, "Disminuyendo la transmisión del Sida"

Sida y niños de la calle

        El aumento creciente de niños de la calle no sólo es un problema del mundo en desarrollo. Millones de niños y adolescentes, que son discriminados por su pobreza, origen ético o raza también viven en las calles de muchas ciudades de países industrializados.
Tanto niños como niñas se arriesgan a infectarse con el VIH-sida al tener sexo sin protección entre ellos mismos, o al vender sus cuerpos para sobrevivir. Generalmente, la venta de favores sexuales es la única manera que tienen de obtener un lugar seguro para dormir o conseguir algo para comer. Aun cuando intercambian sexo por dinero u otros beneficios, los jóvenes de la calle no se identifican a sí mismos como prostitutos, y como tantos otros jóvenes de la calle que tienen sexo con personas de su mismo género, tampoco se consideran homosexuales.
Los niños y los adolescentes de las calles tienen sus propias percepciones de la homosexualidad y usan un lenguaje despectivo para referirse a aquéllos que se identifican como homosexuales. Al mismo tiempo, muchas prácticas sexuales entre personas del mismo género son aceptadas entre jóvenes de la calle. Comparan el ser físicamente deseados con estar enamorados. Sus vidas precarias en la calle los llevan a buscar gratificación instantánea. La comida debe estar allí cuando tienen hambre. Los deseos deben ser satisfechos inmediatamente, ya que nadie sabe lo que pasará más tarde, y mucho menos mañana.
La mayoría evita el riesgo de compartir agujas. Sin embargo, se drogan, lo cual resulta en pérdida de control y prácticas sexuales que aumentan su vulnerabilidad a la infección por VIH.
Ana Filgueiras, "Defendiendo los derechos de los niños".



Mujeres y SIDA

Abstinencia. Monogamia. Uso constante del condón. Las opciones para la protección en contra de la transmisión del VIH son pocas. Pero para muchas mujeres, las posibilidades de elección son todavía más limitadas.
En todo el mundo, las mujeres están aprendiendo que ser fieles no es una garantía de seguridad. La primera mujer notificada con sida en la ciudad de México fue una ama de casa de 52 años cuyo esposo fue su única pareja sexual. Resultados preliminares de estudios en Africa sugieren que más de 60 por ciento de las mujeres infectadas tenía una sola pareja sexual.
Probablemente, los condones sean el método de prevención más práctico. Pero persuadir a los hombres para que los usen no es una tarea fácil para la mayoría de las mujeres, particularmente las pobres y sin educación, que dependen de los hombres para su seguridad económica. Estas mujeres corren el riesgo de ser acusadas de infidelidad si tratan de convencer a sus parejas de usar condones y pueden incluso ser agredidas físicamente. El rechazo a la relación sexual puede provocar las mismas reacciones y puede incrementar el riesgo real de una mujer su pareja busca otras parejas sexuales mientras ella se abstiene, insistiendo después en reanudar sus relaciones sexuales con ella.
El número de mujeres jóvenes infectadas entre los 15 y los 20 años es casi seis veces superior al de los hombres jóvenes de esa misma edad, en Uganda.
Hasta 1993, más de cinco millones de mujeres habían sido infectadas con el VIH. La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que para el año 2000, 13 millones de mujeres se habrán infectado, y cuatro millones habrán muerto.
Las pautas culturales son el mayor obstáculo para prevenir el sida entre las mujeres. En nuestras culturas, las mujeres deben someterse completamente al varón. Si se quiere que las mujeres controlen el Sida, deben primero tener control sobre sus cuerpos.

Kathleen Henry, "Las mujeres y la prevención del sida"
Yo pensaba como tú

Tu piensas que solamente ciertas personas pueden infectarse. Por ejemplo los homosexuales o los que utilizan drogas. Además crees que el riesgo existe únicamente en las ciudades grandes, y nunca en los pequeños pueblos. Además crees que si no conoces a nadie con Sida, tú no tienen ningún riesgo de contagiarte. Y tu crees que esto, lo del Sida, jamás te sucederá a ti.

Ahora piensa en esto. Me llamo Cristina. Tengo 19 años. Vivo en un pequeño pueblo de tan sólo cinco mil habitantes. Jamás he usado drogas ¿Sabes qué-? Mi mejor amigo está infectado con el Vih. Y ahora también yo.


Abrazos y caricias

ASI NO

ASI SI

 

  • No tengas recelo de aproximarte a alguien que está enfermo con sida.

 

  • No te vas a contagiar porque juegues con él o te sientes a su lado.

 

  • Tampoco si lo tocas, le abrazas o le besas.

 

  • O si le tomas de la mano.
  • O usas su mismo baño.
  • O si compartes alimentos y juguetes.

 

  • No te vas a infectar si tomas las medicinas que te dan los de casa, tu mamá o tu papá.

 

  • No tengas recelo de dejarte inyectar en el consultorio del doctor porque los doctores y enfermeras usan jeringuillas estériles y desechables.

 

  • Las personas que consumen drogas pueden infectarse con VIH si comparten jeringuillas.

 

 

  • Porque mantienen relaciones sexuales con una persona que ya está contaminada con el VIH.

 

 

  • Los niños se contagian con VIH antes de nacer cuando su mamá ya lo estuvo o cuando toman su seno, luego de nacer.

 

 

  • Es de riesgo compartir la ropa interior de una personainfectada con VIH.


El SIDA en el Ecuador

El primer caso de sida fue identificado en Guayaquil en 1984. En la primera década, el número de personas diagnosticadas se multiplicó 30 veces. En la actualidad, el número de casos de personas infectadas con el VIH o que han fallecido con sida sería de 1.326.
Debido a que no todas las personas se realizan los exámenes de diagnóstico, se calcula que esta cifra debería multiplicarse por ocho. Así se lograría una visión más adecuada de lo que acontece en el país. Lo cual significa que en el Ecuador existe de 10 a 12 mil personas viviendo con VIH-sida.
Número de personas infectadas en Ecuador (Datos hasta marzo/97)

                    Factor    Casos     Número
                  de riego    Sida     infectados

Desconocidos         29        39       686
Bisexual            142       111       253
Drogas                3         2         5
Heterosexuales      219       183       502
Homosesual          200       186       386
Prostitución         10        54        64
Perinatal            10         4        14
Transfusión           9         4        13
Accidental            0        21        21
TOTAL               704     1.326
Fuente: MSP Elaboración Diana Molina

 

PAGINA ANTERIOR PAGINA SIGUIENTE

INDICE
TEMAS DE LA COLECCION DIARIO HOY