Banner, Diana para siempre 1961-1997

LA MAS "REAL DE LA REALEZA"

Cómo no sentir que se nos ha ido alguien propio, si ella era como de la familia. Cómo evitar este nudo en la garganta si asistimos a su boda, si prácticamente no pasaba día en que no la viéramos, si no hace tanto que, mirándonos a los ojos desde la pantalla, nos confesó que era cierto lo que andaban diciendo por allí, que le había sido infiel al único hombre en el mundo incapaz de ver en ella la belleza que habían descubierto todos los demás.

En el mundo de la realeza, ella, Diana, parecía no calzar muy bien. Los monarcas propiamente dichos -como su ex esposo, el príncipe de Gales- no bajan nunca del pedestal en el que nacieron, y desde pequeños aprenden a no confundirse con la plebe, a no sentir más allá de lo estrictamente necesario o, al menos, a no demostrarlo. Pero Lady Di no nació princesa y, quizá por eso, resultó demasiado humana para tan gélida y honorable posición.

¿De cuando acá las princesas se abrazan con las ancianas refugiadas de guerra bosnias o se toman de la mano con leprosos y enfermos de sida, en lugar de organizar una gala y, simplemente, enviarles el dinero? ¿De cuando acá las princesas -aquellas que después de casarse viven felices y comen perdices- llegan al borde del suicidio y de la infidelidad para mitigar el desamor de su príncipe?

Si todos perdonamos a Diana fue porque ese sufrimiento del que hablaba lo conocemos bien, y porque lo que a ella le ocurría suele sucedernos también a los demás mortales, a toda la gente "real" que vive más allá de Buckingham y que descubrió detrás de la glamorosa princesa a la mujer de carne y hueso.

La historia de Diana es la de la bella durmiente (ya no del bosque, sino del público) que "busca y siguió buscando hasta el fin de sus días al hombre que le diera el beso puro, que la librase del encanto y la volviera real", sostiene el semiólogo colombiano Armando Silva.

Pero la mujer que murió en París, en la madrugada del 31 de agosto, se había vuelto real hace tiempo, en el mismo momento en que la tocó el encanto de la infelicidad.

 

DIANA 1961-1997

Julio 1 de 1961: Diana Frances Spencer nace en Sandringham, Norfolk. Es la tercera hija de John Spencer, vizconde de Althorp, y de Frances Ruth Burke.

1969: Sus padres se divorcian. Diana vive momentos de rechazo, pérdida de confianza y aislamiento que no quería ver repetidos en sus hijos.

Julio 29 de 1981: Se casa con el príncipe Carlos en una fastuosa ceremonia. Ella tenía 20 años de edad y él, 33. La "boda del siglo" se celebró en la catedral londinense de San Pablo y fue vista, a través de la TV, por 750 millones de personas.

Junio 21 de 1982: Nace su primer hijo, el príncipe Guillermo, hoy segundo en la sucesión del trono después de su padre.

Septiembre 15 de 1984: Nace su segundo hijo, el príncipe Enrique, pero ya es evidente que el matrimonio real hace agua. A partir de 1986, Carlos y Diana llevan vidas cada vez más distantes.

Junio 15 de 1992: El biólogo de Diana, Andrew Morton, revela en el libro "Diana, la historia real" que la relación de Carlos con su amiga casada Camila Parker Bowles había conducido a Diana a depresiones, bulimia y cinco intentos de suicidio.

Diciembre 9 de 1992: El primer ministro conservador, John Mayor, anuncia oficialmente al Parlamento la separación de Diana y Carlos, pero dice que no tienen planes de divorcio.

Junio 29 de 1994: El príncipe Carlos, en un documental para TV, revela que engañó a Diana. Describe su matrimonio como "un fracaso irreversible" y califica a Camila como "buena amiga".

Octubre 3 de 1994: En su libro "Princesa enamorada", la escritora Anna Pasternak cuenta que Diana tuvo un romance de cinco años con el oficial de caballería e instructor de equitación James Hewitt.

Noviembre 20 de 1995: En una entrevista concedida a la BBC, Diana también confiesa sus infidelidades y pide un rol semioficial de "embajadora del corazón". Insiste en que no quiere divorciarse y afirma que Carlos no está hecho para ser rey.

Diciembre de 1995: La reina Isabel II pide a Carlos y Diana que se divorcien. El dice que está de acuerdo. El 28 de febrero siguiente, Diana acepta el divorcio.

Agosto 28 de 1996: El divorcio es oficial. Diana pierde su título de alteza real, pero conserva el de princesa. Recibe 26 millones de dólares, conserva sus joyas y su residencia en el Palacio de Kensington.

Julio de 1997: La prensa revela la relación de Diana con el productor de cine Dodi Al-Fayed, hijo del potentado egipcio Mohamed Al-Fayed.

Agosto 31 de 1997: En París, el coche de Diana y Dodi, perseguido por los paparazzi, se estrella contra un poste en el túnel bajo el puente de Alma. Dodi muere en el acto. Diana, poco después, en el hospital La Pitie Salpetriere.


Home | La última noche en París | Conmoción Mundial | El ¨fracaso del siglo¨ | ¿Qué harán sin Lady Di? | Paparazzi en el banquillo | Adiós, ¨reina de corazones¨

(c) Copyright 1997
SERVIDATOS S.A.
All rights reserved