INICIO - GALAPAGOS, DESASTRE ECOLOGICO
INICIO

Ecuador, 24 de enero de 2001


Se investiga negligencia en desastre del Jessica

El golpe contra el banco de arena fue de tal magnitud, que no lo hubiera resistido ni un barco nuevo

Las investigaciones se canalizan por dos vías, con el fin de señalar a los posibles responsables del accidente del buque tanquero Jessica, en Galápagos: negligencia para tomar decisiones y falla del capitán del barco.
En el primer caso, las indagaciones apuntan a que el representante de Petrocomercial no permitió a tiempo que los pesqueros sacaran el combustible, aduciendo que no podía regalar algo que no es del Estado.
Pescadores ratificaron que fueron echados cuando pretendían evacuar el combustible.
En el segundo, la supuesta falla del capitán del barco quien por no haberlo conducido adecuadamente, encalló en un banco de arena es mucho más grave de lo que se había afirmado. Se explica que fue tal el golpe, que ni aún nuevo, el buque hubiese soportado el choque. Así lo afirman miembros de la Armada.
El capitán de Altura, Tarquino Arévalo, y el representante legal de la empresa propietaria del barco, Jorge González, eran investigados ayer.

AMPLIACION: PESCADORES LIMPIEZA
Pescadores voluntarios limpian el agua contaminada de combustible en las cercanías del buque tanque Jessica, que encalló el martes 16

Vejez

  • El Jessica tendría 40 años de construcción, y casi siempre ha trabajado en el continente.

  • Está fabricado con planchas de metal que ya se encuentran desgastadas.

  • La empresa propietaria del Jessica ha contratado tres remolques para llevarlo a Guayaquil.

Más fotografías

Choque letal para el Jessica

IMAGEN DEL TANQUERO JESSICAEl barco tanquero Jessica, encallado en las Islas Galápagos, lleva 30 años surcando las aguas del Pacífico Sur

Los pescadores están seguros que si el primer trato se hubiera aceptado, regalar el combustible, la tragedia ambiental se habría evitado. Según Temístocles Revelo, representante de ese gremio, esa misma noche hubieran armado nueve bombas y hubiesen recuperado todo el diésel. En dos horas sacaron 50 galones. Pero asegura que fueron echados. Les prohibieron acercarse al Jessica. La razón: la Armada no podía regalar combustible propiedad de Petroecuador y los pescadores se negaron a colaborar sin cobrar nada. Funcionarios de Petrocomercial aseguran que no podían regalar algo que le pertenece al Estado.
Pero los pescadores solo estaban dispuestos a sacar el diésel, porque el búnker, combustible para las embarcaciones grandes que no se utilizan en la isla, no les interesaba. En ese cruce de intereses, resultó perjudicado el archipiélago. Ahora, los responsables comienzan a ser investigados.
A las 08:00 de ayer, fueron conducidos hasta la Capitanía del Puerto el capitán de altura Tarquino Arévalo y Galo González, representante legal del barco encallado a 800 metros de San Cristóbal.
De esa forma, en la Capitanía del Puerto comenzó la investigación para determinar las responsabilidades del desastre ambiental ocurrido el martes 16 de enero, cuando se encalló un barco lleno de combustible de Petrocomercial, comprado por la compañía Canodros, para su buque turístico Galápagos Explorer.
El capitán de altura, nacido en San Cristóbal, regresaba a la isla después de 15 años. Once personas siguieron al oficial luego de dar algunas instrucciones a su tripulación. La declaración a la prensa estaba restringida.
Diego Bonilla, subdirector del Parque Nacional Galápagos, interrumpía de vez en cuando su tarea de repartir el trabajo a los lancheros que recogían el diésel y el búnker con mangueras y paños absorbentes, para dar algunas entrevistas a canales de televisión nacionales e internacionales.
Minutos después también fueron llamados a la Capitanía del Puerto dos tripulantes del Jessica.
Desde la Capitanía, de vez en cuando, asomaba por la ventana Tarquino Arévalo para observar el Jessica, visible solo la proa y popa de babor, parte en la que están las cabinas de mando. Ese barco llegó en contadas ocasiones a San Cristóbal, pero con otros capitanes. Sin embargo, muchos pescadores aseguran que nunca lo vieron ingresar al puerto porque siempre descargaba el combustible fuera del perímetro del muelle.
Está fabricado con planchas de metal viejas, a simple vista desgastadas. Al parecer, tiene 40 años y casi siempre ha trabajado en el continente. Es decir, pocas veces ha salido de las costas continentales. Cuenta con cinco tanques que están en el fondo de la proa, la parte delantera del barco, en las que se cargó el combustible en Libertad. Todos están destruidos.
A pesar de ser viejo, miembros de la Armada consideran que el casco de ningún barco, por nuevo que fuera, hubiera soportado un golpe como el que sufrió el Jessica. Y menos aún el rozamiento, en esta temporada, cuando hay siete olas bravas cada cuatro minutos. Las olas actúan como lijas que van carcomiendo las planchas de metal.
Aunque la compañía propietaria del barco, Acotramar, ya ha contratado tres remolques para llevar el Jessica hasta Guayaquil, eso dependerá de que los buzos de la Armada que trabajan alrededor de ese barco logren estabilizarlo.
De no ser así, la única alternativa que quedará será despedazar el barco, una vez succionado todo el combustible, y arrojarlo al mar. Así concluiría la historia del Jéssica si las olas no dejan estabilizarlo.


Buque Jessica navegaba sin seguro contra daños ambientales


El buque petrolero Jessica fue construido en 1971, por la empresa Acotramar, propiedad de Gualberto Arcos, con una capacidad para transportar 460 mil galones de combustible.
Está dividido en diez tanques, cinco a estribor, en los que transportaba el producto negro (bunker), y cinco a babor, en los que transportaba el diésel.
El representante de la empresa, Galo González, aseguró a HOY que es un buque marinero, que ha navegado por las aguas del Caribe llevando combustible para avión: Curazao, Aruba, y que ha llevado hasta aceite a Cuba y Chile.
A fines del año anterior fue sometido a mantenimiento durante tres meses, para revisar y reparar toda la cañería y la cubierta principal. Su permiso para operar estaba vigente hasta marzo de 2001. Luego de salir de revisión navegó por cinco meses contratado por la empresa Vepamil, que carga producto negro, búnker. Realizó tres viajes para esa empresa antes de ser contratado por Canodros para llevar el bunker a la isla San Cristóbal, para el Galápagos Explorer: en los tanque cinco de babor y estribor cargaro búnker, en los cuatro diésel, en los tres búnker y en los dos diesel.
El combustible fue cargado en Libertad, de donde zarpó el 13 de enero. En San Cristóbal, a donde llegó el 16 de enero, debía entregar el búnker al Galápagos.
Galo González estima que ese trabajo hubiera demorado ocho horas. De ahí tenía que partir a Baltra a entregar el diésel y retornar a Guayaquil en 60 horas; es decir, de no haber ocurrido el percance hubiera regresado al puerto principal el viernes anterior con su tripulación de 13 hombres.
Debido a que cargaba menos de lo establecido en la legislación mercantil, 200 mil toneladas de combustible, no tenía registrado un seguro por daños ambientales a terceros, como, en este caso, el parque nacional Galápagos.
Ahora, Galo González espera que el Jessica pueda ser estabilizado para llevarlo a Guayaquil. El propietario aseguró no permitirá la destrucción del buque.

 

Corrientes atenúan impacto ambiental

PUERTO BAQUERIZO.- El dañado causado por el derrame de combustible en las islas Galápagos ha sido atenuado por fuertes corrientes, vientos y un sol intenso, según el director de la Fundación Charles Darwin, Robert Bensted-Smith.
Según informes oficiales, hasta ahora el derrame de un buque tanque varado ha causado la muerte de un pelícano, y alrededor de 40 animales y aves, como lobos marinos, gaviotas, pelícanos, piqueros de patas azules y albatros, han sido sometidos a limpieza de las manchas de combustible.
''Es un derrame grande y serio en un ecosistema muy frágil, pero hemos tenido una serie de factores que limitaron el impacto'', dijo Bensted-Smith, de nacionalidad británica, a cargo de la estación científica en las islas. Dijo que es muy temprano para hacer conclusiones sobre el impacto ambiental, pero reconoció daños menores a los que pudo haberse esperado. ''Tenemos evidencias que ha muerto una cantidad indeterminada de erizos y algas en esta isla (San Cristóbal) porque unos pocos han sido vistos en las playas'', dijo, y ''pidió medidas de prevención ''porque no podemos confiar nuevamente en la ayuda de Dios para evitar un gran problema ecológico''. Agregó que los integrantes de su organización se aprestan a ''evaluar sitios sensibles, realizar tareas de limpieza en áreas costeras con mallas absorbentes y finalmente tenemos que hacer una vigilancia de los ecosistemas afectados''.
Alrededor de 35 personas del Parque Nacional Galápagos, en siete botes, limpiaban ayer alrededor del barco tanquero, recogiendo combustible que flotaba en las aguas en medio del oleaje. (AP)

 

HOY OnLine hoyonline@hoy.net